viernes, 29 de marzo de 2013

Diarios de Camboya

Como los parroquianos saben, y lamentan en repetidas cartas que atiborran nuestro buzón, este blog murió hace tiempo. Es un libro viejo, en el mejor sentido de la palabra. Hoy ha resucitado para volver a morir a los pocos instantes. Lo saca de la tumba una única intención; promocionar otro. Difundir la palabra. Llevo tres horas digitalizando cintas de video del archivo familiar, y tras verle actuar en "La barca sin pescador", ha sonado una nota en mi cabeza; Diarios de Camboya Y éste blog, como vampiro al amanecer, se va al nicho. Dejémosle en paz, al cabrón.