martes, 26 de agosto de 2008

Poema de un inadaptado

"Hay una raza de hombres inadaptados,
de hombres que no saben estar quietos.
Rompen el corazón de familiares y amigos,
y vagan por el mundo a su antojo.
Recorren los campos, yerran por las orillas,
suben a las cimas de las montañas,
y suya es la maldición de la sangre gitana.
No saben cómo descansar;
si fueran en línea recta llegarían lejos.
Son fuertes y valientes y sinceros,
pero siempre están cansados de lo que ya es
y desean lo extraño y lo nuevo".

...

No lo escribí yo.

Este poema pertenece a Perry Edward Smith, el asesino "A sangre fría" que retrató Truman Capote en su obra maestra.

Asesino y poeta. De esos de pintar entre rejas. De esos de rajar sin pestañear. De esos que sonríen con la soga al cuello.

Another man, another planet.

viernes, 22 de agosto de 2008

La música nocturna de las calles de Madrid - Boccherini

Abandono Madrid.

No será por mucho tiempo. Me entregaré a los brazos de mi amada Ciudad Eterna, a sabiendas de que en casa me esperará, en vigilia, mi esposa castellana. Sólo el tiempo dirá cómo termina el idilio, y si los cuernos serán perdonados con una sonrisa.

Sin embargo, estas últimas noches, paseando por sus calles, siento que a cada paso me despido de ella, e intento ver con otros ojos aquellas esquinas y edificios que tantas veces he mirado. Intento abrir los ojos cuando están cerrados, y guardar en mi memoria los detalles de las calles de Madrid, porque creo que la ofendo por no apreciarla como se merece. Porque algo me pellizca el corazón y tiemblo y me recorre un escalofrío desde Atocha a Castellana... ¿Por qué, siempre que te piense, te voy a echar de menos, Madrid?



... porque ya no me avergüenzo de que seas una fortaleza en medio del erial castellano, un oasis en un desierto de paja, filón para incendios estivales o una sartén agosteña para los pies descalzos. Llamadla pedregal, escombrera, centro de la nada o dique seco en el océano ibérico: estoy vacunado contra los tópicos. Me da igual que no haya playa. Me da igual que la M-40 no esté rodeada de cedros milenarios y que en los mapas estés rodeada de amarillos y ocres. La belleza no es exclusividad del verde ni del mar, igual que el rostro más atractivo no se encuentra en la cara de un ángel.

...porque quiero imaginar a Goya dibujando en las orillas del maltrecho Manzanares en una tarde de fiesta, a los madrileños del XIX en ropa de andar por casa mostrándole los cojones a los franceses, a Quevedo perdiéndose en una oscura y estrecha callejuela de los Austrias, a dos hombres batiéndose a muerte y espada en la Cava Baja. Porque la Gran Vía es un crisol, porque la Puerta de Alcalá sobrevivió a los cañonazos y ya no está flanqueada por murallas.

...porque si miro al Palacio Real me imagino el viejo Alcázar, y entre las llamas veo la pirañesca mandíbula de Carlos I engullendo todo el mundo conocido. Quiero tumbarme en El Retiro y ver de una puta vez una ardilla, quiero que el pez más grande del estanque grite con voz grave y cabreada que está hasta las huevas de comer cáscaras de pipas. Quiero que la Guerra Civil no estalle y que aparezca una humedad con la cara de Valle-Inclán en el Café Gijón...

...porque no quiero escuchar a sibaritas engafados que seguimos en el Paleolítico europeo, porque en Estocolmo -con todos mis respetos- van en bici hasta el retrete y leen periódicos desde los 7.

...porque el cielo es azul, y la vida no es en blanco y negro.

...porque salimos a la calle y celebramos la noche.

...porque somos madrileños y españoles y españoles y madrileños...

...porque quien viene a Madrid es de Madrid.

...porque la gente da lo mejor de sí misma durante las más atroces tragedias...

...porque Madrid es una herida abierta, que no quiero que me curen nunca...

¡QUE VIVA MADRID!

(creo que Boccherini respiraba algo de esto cuando compuso esta maravillosa obra)

jueves, 21 de agosto de 2008

De Lavapiés a Malasaña...






Dos barrios castizos, dos sexos, dos actitudes, dos fotos. Y probablemente, dos visitantes y dos mudanzas.