domingo, 25 de noviembre de 2007

Dirkon: papiroflexia fotográfica



Hace unas décadas, una revista checoslovaca publicó entre sus páginas un recortable. No, no eran muñecas con su camisón o su vestido de noche. ¡Era una cámara fotográfica que funcionaba de verdad! Con papel, cartulina negra, tijeras y mucha paciencia puedes hacerla tú mismo.

Aquí podéis ver la mía. Tras imprimir los recortables en un folio normal, hay que pegarlos sobre cartulina negra y, una vez seco, comenzar a cortar. Más tarde, deberéis hacer un agujero con una aguja en el objetivo, clavar el obturador de forma que puedas, al girar, abrirlo y cerrarlo (yo he utilizado una chincheta y blutak), encajar un clip que sirva para rebobinar la película - un carrete similar a los de toda la vida - y sellar las partes que dejen pasar luz con plastilina, chicle o sangre. No os desaniméis cuando veáis que el cilindro de lo que sería el disparador os queda como un churro. Ni cuando por mucho que estiréis la pestaña no pegue bien. A mi me ha pasado, pero el resultado final merece la pena. ¡Ya estoy deseando probarla!

Aquí tenéis algunos enlaces de ayuda, cortesía de haciendosurco.blogia.com.

1. Los recortables: www.pinhole.cz/en/pinholecameras/dirkon_01.html

2. Un grupo de Flikr que tiene colgadas algunas fotos dirkonianas: flickr.com/groups/dirkon/

3. Los tiempos de exposición aproximados a utilizar: www.shorttext.com/qjxqk

domingo, 18 de noviembre de 2007

Historia de un viejo banco




Si este viejo banco abandonado pudiera hablar,nos contaría las historias de los dueños de mil culos que a él se vinieron a posar. Entre ellas, la mía. La de un chico que sólo una vez vino acompañado, y muchas veces vino sólo a acompañar a este viejo banco: el galeón varado en la arena de mi ciudad... Si ya has soportado en tus costados esas mil historias sin rechistar, perdóname y soporta también éste poema que tatúo entre las grietas de tu madera.